Alcaraz exprime a Báez en un estreno de vértigo

Posted on

Se queda clavado Sebastián Báez. No puede moverse. Han pasado dos sets y un poco más. Dos horas y media. Pero no son dos horas y media cualesquiera, sino dos horas y media de pegada, carrera, defensa, ataque; una barbaridad de estreno para ambos, que se lleva Carlos Alcaraz porque le aguanta más el físico y porque también ha puesto más cabeza.

  • Carlos Alcaraz
  • 7 7 2
  • Sebastián Báez
  • 5 5 r

    Esto es Nueva York y esto es Carlos Alcaraz, una dupla perfecta porque aunque sea en horario mañanero, el español garantiza espectáculo en un siempre complicado estreno de un Grand Slam. Se añade Sebastián Báez, rocoso el argentino en la propuesta para animar al personal. Dos horas y media para empezar la jornada y el torneo del cuatro del mundo. Una victoria de aguantar y aguantar, de pegar y pegar, de sumar enteros para lo que llega. Ante el miedo del primer partido, confianza y fuegos artificiales, claro.

    Tenía Nueva York ganas de ver al chico maravilla en acción. Aquí encandiló al personal el año pasado tras batir a Stefanos Tsitsipas en un partido de palomitas y cinco sets cuando era 55 del mundo, y volvía ayer convertido en candidato y con pedigrí: cuatro títulos, 77 victorias, 27 derrotas, el tercero mejor del año tras Rafael Nadal y Tsitsipas. Con opción de número 1.

    Así entra en la pista, hombros arriba, hinchado el pecho de fuerza, gimnasio e ilusión, crecida la confianza porque la pista rápida casa de maravilla con su estilo, su juego y sus diabluras. Le aguanta Báez, pegador, luchador, incansable por momentos, y que se une a la fiesta con un buen puñado de puntos que exigen lo máximo del español y celebra la grada con alegría, a pesar del calor.

    Pero está fuerte el pupilo de Juan Carlos Ferrero, al que se le oye desde la banda decirle que siga una más, una más, una más. Lo obliga el rival, que será 37 del mundo y mide 1’70, pero muestra carácter y es respondón. Que luego pagará demasiado caro.

    Al murciano le vuela el revés, siempre metido un metro dentro de la pista; corren las piernas para llegar a lo que construye con la derecha el argentino, y ejecuta con precisión. Hay bastante más en todo lo que presenta el español, paso rápido y con ritmo, de lo que ofrece el rival, pero no se arruga. Arriesga hacia la red el 4 del mundo para mostrar poderío. Por dos veces tiene un 0-30 para atrapar el primer capítulo al resto. Esos juegos en los que el español ya ejerce superioridad: lo logra en el duodécimo juego, evitando el tie break. Puño apretado, se ha sabido sufrir, se ha sabido ganar.

    Se anima el español, empieza a divertirse porque el argentino ya va con todo lo que tiene y algo más que se inventa y Alcaraz entra en el juego de los trucos. Es el partido que el público espera ver: dejadas, contradejadas, carreras hacia atrás, remates sin mirar y por debajo de las piernas. Aguanta lo que puede Báez, pero quien lleva la batuta es el murciano, a pesar de los errores, que esto es un estreno en un Grand Slam, brazos alzados hacia el público para celebrar que ya está aquí con todas las armas listas.

    El español ya no es aquel del año pasado. Ahí se nota el progreso, otra vez en ese duodécimo juego donde vuelve a debatirse quién es bueno, Báez, y quién es un poco mejor, Alcaraz. Otra vez con opciones de break, donde a veces temblaba él, ahora es quien encuentra la derecha perfecta para un passing ganador. El que da el segundo set. El que acaba con la batalla porque a Báez ya no le quedan fuerzas. Era Alcaraz candidato antes de empezar el torneo, aunque rebajara las expectativas porque empezó a colarse el vértigo en las alturas; esas derrotas demasiado tempranas, esas finales sin rematar, esa calma que se desata en los momentos inadecuados. Solo, decía, quería disfrutar. Y construye un primer partido de derechas y red, de empeño, filigranas, potencia y paciencia, lo que a veces se le escapa.

    No aquí, no ayer, más fuerte que el calor, más fuerte que Báez, que se queda clavado con un 0-2 en la tercera manga y la fiesta queda algo aguada. «Sabía que iba a ser un gran partido, durísimo. En un Grand Slam te puede tocar un rival tan complicado, hay que dar el nivel desde el principio», analizó después el murciano. Ha dado el nivel y un recital, a lo Carlitos.

    Victoria de alivio para Muguruza

    También venció Garbiñe Muguruza. Alegría, mucha, aunque contenida. Es una primera ronda en el US Open, contra la danesa Clara Tauson (6-3 y 7-6 (5)), y muestra y se demuestra que de tenis no ha habido nunca ningún problema. Contundente con su servicio (10 aces) y mantuvo un alto porcentaje de primeros (73%). Hubo errores (34), cómo no haberlos en un estreno en Nueva York y después de una temporada con demasiadas derrotas en primera ronda, pero también 29 golpes ganadores, agilidad de piernas y confianza en esos momentos en el que se juega en equilibrio. Muy superior en el primer set y se enredó algo en el segundo, pero en tie break, la española respira y coge ritmo: dos horas y dos minutos en pista. Además, alivio, necesidad, fe. Todavía perfil bajo, pero superado el miedo del estreno, que no había conseguido ni en Roland Garros ni en Wimbledon, toca pensar en el siguiente escalón: la checa Linda Fruhvirtova. Tenis hay, y ya una victoria para creérselo en este US Open.

    Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Tiktok Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published.