El independentismo exhibe en la calle su fractura

Posted on

Miles de personas han vuelto a salir a la calle este domingo ondeando esteladas y gritando consignas a favor de la independencia en una nueva manifestación convocada por la ANC. La misma rutina de la última década, las mismas banderas y camisetas reivindicativas (este año, de un premonitorio color negro funerario) para tratar de mantener a flote un ‘procés’ que, al menos en el frente político, lleva meses haciendo aguas. Así, más que las cifras de asistencia, 150.000 personas según la Guardia Urbana y 700.000 según la ANC, números que superan a los del año pasado, cuando la Diada registró los peores números de la última década, lo importante hoy era el número de ausencias.

Ni rastro, por ejemplo, del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ni de los consejeros de ERC. Tampoco de históricos dirigentes republicanos como Oriol Junqueras, entregados durante toda la jornada a reclamar un regreso a la transversalidad de la que se han visto desplazados. Una ocasión que Junts ha aprovechado para exhibir pedigrí independentista y reivindicarse como partido hegemónico. Con todo, la marcha ha estado marcada por las críticas a los partidos y por pancartas en las que podían leerse consignas como «Sin políticos ya seríamos independientes». También se han escuchado cánticos como ‘Puigdemont es nuestro presidente’, ‘Viva la república catalana’ y ‘Las calles serán siempre nuestras’.

Aunque ha habido más gente que en 2021, la sensación ciertamente era de movilización a la baja. La invasión de autocares llegados de comarcas de las primeros años del ‘procés’, la sensación de ciudad tomada desde primera hora de la mañana, han dado paso a una manifestación importante, sí, pero no desbordante. Familias enteras, mucho veterano, y en cambio pocos grupos de jóvenes en pandilla como era habitual hace años.

Un manifestante exhibe una pancarta con el lema ‘Independència o plegueu’ ep

Desencanto, impotencia, cierta depresión ambiental y la percepción de que se cierra un ciclo, tal y como acertó a proclamar por la mañana Xavier Antich, el nuevo presidente de Òmnium, la entidad que junto a la ANC, lideró el ‘procés’ en la calle. La alegría desbordante de los primeros años ha dado paso a una manifestación de camisetas negras y pancartas donde predominaban los reproches a los partidos que a criterio de los manifestantes y de la ANC, han vendido el sueño de la independencia. «Traidores«, »Botiflers«, »Sin políticos ya seríamos independientes«, »No os volveremos a votar«, eran algunos de los lemas que se han podido leer.

La Diada de este domingo marcaba el inicio de la conmemoración del quinto aniversario del 1-O de 2017, fecha señalada a la que el independentismo llega dividido y cargado de reproches. Los actos previos a la manifestación, con el homenaje a los caídos en 1714 en el Fossar de los Moreres y la ofrenda floral al monumento de Rafael de Casanovas, ya han servido para visualizar la crispación y desunión que anida en el seno del independentismo.

O independencia o elecciones

La falta de una estrategia conjunta, las discrepancias sobre la apuesta por el diálogo y episodios recientes como la suspensión de la presidenta de Junts, Laura Borràs, como presidenta del Parlament no han hecho más que alimentar el recelo y los reproches entre partidos y entidades. Para coronar la jornad, la ANC ha convocado esta manifestación bajo el lema ‘Tornem-hi per vèncer: Independència’ (Volvamos para vencer: Independencia), una movilización que a partir de las 17.14 horas ha llenado la avenida Paral·lel y el paseo de Isabel II rumbo a la Estación de Francia, donde se ha instalado un escenario para leer los diferentes comunicados.

En el manifiesto de la convocatoria, la primera bajo la presidencia de Feliu de la entidad, la ANC afirma que «se ha acabado esperar nada de los partidos, solo el pueblo y la sociedad civil organizada podrán alcanzar la independencia», y critica la mesa de diálogo, algo que ERC interpreta como una exclusión a parte del independentismo. En su paralmento, ya en el tramo final de la marcha, Feliu ha elevado el tono asegurando que “los falsos diálogos no engañan a nadie”. “Intentan que no nos manifestemos, que seamos pocos y no se nos oiga ni se nos vea. Que lo mantengamos escondido en un rincón de nuestra mente y corazón. No nos harán callar, queremos la independencia”, ha dicho antes de lanzar una suerte de ultimátum a los partidos del Govern: “O hacéis la independencia o convocáis elecciones”.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Twitter Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.

Leave a Reply

Your email address will not be published.