«El ‘plan B’ de la diócesis es que los bautizados asuman su responsabilidad»

Posted on

El arzobispo de Valladolid no oculta que se siente cómodo con las entrevistas y que en ellas despliega su habilidad docente para repasar la realidad de la Iglesia, de la nación y de la propia diócesis. ABC ofrece una segunda entrega de la entrevista a Luis Argüello después de que, en la publicada este sábado en páginas nacionales, asegurase que no tiene esperanzas en que un gobierno de otro signo político derogue la ley del aborto. En clave local, reconoce las dificultades por las que atraviesa la diócesis por su «empequeñecimiento» y la urgencia de afrontar el mayor de los desafíos.

—En la diócesis se ha tenido la impresión de que su nombramiento ha tardado en exceso.

—El propio Papa Francisco, cuando me saludó el 29 de junio, me dijo: «Hay que ver cuánto se ha hecho esperar este casamiento». Pero bueno, creo que las cosas ocurren cuando tienen que ocurrir. También ha coincidido que, desde los últimos cuatro años, yo soy secretario de la Conferencia Episcopal. Esa responsabilidad ha sido valorada. También el papel de Don Ricardo.

—¿Hubiera sido una decepción no ser nombrado arzobispo de Valladolid?

—Decepción, no. Evidentemente, no puedo negar que yo me hacía mis propias componendas personales, pero en ellas he tratado de cultivar una disponibilidad para servir a la Iglesia en cualquier sitio, aquí o asumiendo mi responsabilidad en otras diócesis.

—La diócesis no atraviesa por uno de sus mejores momentos.

—Desde el punto de vista de los números, no. Es menor el número de bautizados, de matrimonios, de religiosos y religiosas y el presbiterio también ha adelgazado. Estamos ante un desafío casi inédito de ver cómo nos podemos situar como Iglesia que tiene que saber dialogar a todos los niveles, con una sociedad y con una cultura que es plural y diversa. La situación de empequeñecimiento no es buena y a veces lleva consigo un desánimo. Y ahí estamos.

—¿Hay ‘plan B’?

—El ‘plan B’ es caer en la cuenta de que nuestra situación es diferente y, por lo tanto, nuestra forma de estar en el territorio. El gran ‘plan B’, que en realidad forma parte del ‘plan A’, es que todos los bautizados asuman su responsabilidad. Todavía existe la idea de que las cosas de la Iglesia tienen que ser llevadas por los curas, los frailes y las monjas. El principal plan es hacer crecer el sentido vocacional de la vida de todo bautizado. No es imprescindible que para que se abra un templo tenga que estar siempre un sacerdote o para que se anuncie el Evangelio.

—Pero dejarlo todo en manos de los fieles…Algo deberá hacer la Iglesia.

—Si ese giro se da, surgirán las vocaciones. No hay crisis de vocaciones porque Dios sigue llamando. Hay crisis de respuesta. La crisis gordísima es que no hay vocación a la alianza matrimonial abierta a la vida. La Iglesia tiene que ofrecer banderines de enganche, propuestas formativas y espacios para que ese desarrollo se dé y tiene que hacer un esfuerzo de escucha y de acogida.

—Recientemente hizo un llamamiento al ayuno y la limosna para pedir el don de la lluvia. ¿Cree que estos mensajes llegan a la sociedad actual?

—He querido hacer otro ejercicio de diálogo iglesia-sociedad y utilizar categorías de la Iglesia como son el ayuno y la oración. Si nosotros pedimos la lluvia porque tenemos problemas de agua, hay que acompañarlo con el ejercicio del ayuno que se concreta en no despilfarrarla y en ahorrarla. Y la limosna, que es reclamar justicia en nombre de Dios. Tanto la oración como la actitud personal del ahorro pide un ejercicio comprometido en favor del bien común.

—Pero como no esté de llover…

—Entonces uno empieza a caer en la cuenta de que hay situaciones en la vida que nos desbordan y eso debería hacer pensar a los responsables públicos que juntos tenemos que asumir esta situación porque, si no llueve, dejará de correr agua por el grifo.

—Vox, que gobierna en la Comunidad con el PP, intenta abanderar los principios de la Iglesia. ¿Qué le parece?

—Vox es un partido que ha obtenido una representación y, como no puede ser de otra manera, respeto a los electores y a los elegidos. La Iglesia lo tiene claro y no reconoce partidos de carácter confesional y desde ahí valora a los que tienen una sensibilidad especial por la protección de la vida, de la familia, del bien común, como valora la preocupación por los emigrantes, las cuestiones sociales, las diferencias que produce el sistema económicos… Con Vox nos podemos sentir más cercanos en algunos planteamientos y en otros casos, menos. En todo caso, no se pueden separar las cuestiones de la persona, la familia, los pobres y el bien común.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Twitter Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.

Leave a Reply

Your email address will not be published.