José Berlanga Reyes: Un hombre cabal

Posted on

La muerte de Pepe Berlanga nos recuerda que la vocación se crea con los hombres, no se nace con ella.

El pasado 10 de agosto fue enterrado en Úbeda, su ciudad natal, donde todo empezó. No eran tiempos fáciles para educarse los años cincuenta del siglo pasado. Más aún si compaginabas los estudios con las tareas en el campo y eso de hacer carrera no aparecía en el horizonte vital como la opción más posible dentro del ámbito en el que habías nacido. Sin embargo, terminó el Bachillerato y, puestos a elegir, un buen consejo de amigo a su padre Antonio lo encaminó hacia la Academia General Militar de Zaragoza. Y allí el ‘zapato’ de Pepe, repleto de la rectitud aprendida de los hombres curtidos al sol que tenían todavía impreso el sufrimiento de la guerra civil, encontró su horma.

Perteneciente a la XVIII promoción, pasó sus destinos de teniente y capitán en La Legión, la Brigada Paracaidista y la División Acorazada. Eso que, entre otras cosas, era liderazgo y respeto, capacidad de sufrimiento y lealtad, lo llevaba instruido de familia. Ya con su esposa y sus cuatro hijos detrás, el «querer para poder» lo condujo con éxito a graduarse como oficial de Estado Mayor y demostrarse, a él, a sus compañeros de milicia y a sus próximos –entre los que me encuentro–, el valor añadido de la determinación y la dedicación esforzada. En sus destinos posteriores, fue un subordinado requerido cuando le tocó asesorar y un jefe que miraba hacia abajo cuando, por ejemplo, en el Grupo Logístico de la Bripac o en la Comandancia Militar de Ibiza, le tocó mandar.

A quienes no la vivieron, se transmite con razón el esfuerzo de reconciliación que supuso la Transición política hacia la democracia y se ensalza el consenso de los líderes políticos y la clarividencia de muchas de las altas autoridades del momento.

En lo que se refiere al Ejército, queda la huella oscura de sucesos inaceptables pero el rigor de aceptación, por disciplina o por convencimiento, de la inmensa mayoría de los cuadros militares intermedios de la época no ha sido ni conocido ni reconocido. Fueron educados con el cincel de una épica heredada para adaptarse más tarde a la realidad democrática, donde las Fuerzas Armadas abandonaron su rol central y se convirtieron en uno más de los instrumentos del Estado.

Los escritos de Pepe Berlanga en ABC, ‘Ya’ y otros, exponen subyacentes propuestas que siempre buscaban por elevación el interés general, defendían espacios de encuentro donde presente y pasado convivían sin asperezas, y en los que la adhesión al nuevo marco de convivencia entre españoles siempre salió ganando. Él escribió entonces porque no entraba en su concepción de vida dar un paso atrás u ocultarse de la concepción moral de su labor.

«La muerte no es el final», dice el verso militar de despedida. En el fallecimiento del coronel Pepe Berlanga pasan vertiginosas las imágenes de la vida de un hombre cabal, con la firmeza de aquellos que atornillan memoria y voluntades, en el trabajo y en la vida, tan necesarios aunque queden velados por las partes que se unen gracias a ellos. Queda todo esto y también el aprendizaje que recibimos sus próximos y que tanto nos sirvió para devenires futuros. Descanse en paz.

SOBRE EL AUTOR

NICOLÁS BERLANGA

Teniente Coronel de Infantería. Fue embajador de la UE en Togo y Somalia.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Tiktok Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.

Leave a Reply

Your email address will not be published.