Roglic pone en entredicho a Evenepoel

Posted on

Hasta las antenas de la montaña despoblada, puro desierto entre olivos de carretera descarnada, roto el asfalto, a la antigua, sube como una centella una flecha amarilla en persecución de la identidad extraviada. Es Primoz Roglic en acción, ciclista de una pieza, siempre diez en la eficacia útil, quien pone en entredicho la hegemonía de Remco Evenepoel. El veterano esloveno ganador de tres Vueltas suelta el cable del maillot rojo, lo deja exhausto, al borde de la crisis o la extenuación. Le obliga a sufrir. Evenepoel se repone con entereza y cede tiempo, 52 segundos, en una clasificación que se aprieta: Roglic ya está a 1:50. Enric Mas se queda vacío, pájara del español, y mala suerte de Ayuso con un pinchazo. En La Pandera triunfa de nuevo Richard Carapaz, cóndor de larga distancia que huele la sangre y repite victoria después de Peñas Blancas.

Roglic utilizó como soporte a un aficionado para colocarse el hombro que se le había salido. El Tour es una condena para el sereno ciclista del Jumbo, un tipo que reacciona firme, que nunca considera una adversidad tan terrible como para no poder superarla. «Los grandes problemas de la humanidad», zanjó en seco cuando el entorno y la prensa trataban de profundizar en su herida al perder el Tour 2020 en la última contrarreloj.

Nada es definitivo para Roglic, un gladiador que otorga prestigio a cada prueba que acude. Profesional en su labor, beligerante en su espíritu y primoroso competidor. Llegó del Tour con latigazos en la espalda: una caída y otra retirada. En la Vuelta lo había eclipsado el fulgor juvenil de Evenepoel. En La Pandera, el esloveno soltó amarras.

«Tuve claro que no podía acelerar para responderle», analiza en la meta el líder. Evenepoel no se altera en los contratiempos, no cambia el semblante, personalidad firme en la desventura.

La Pandera es un puerto que conecta con el sentimiento del aficionado. Esas rampas en modo pared, el piso agrietado, los parches de alquitrán revenidos… Ya ha pasado el vagón de Carapaz que aglutina la fuga con Luis León Sánchez, Lutsenko y otros invitados. Nadie quiere colaborar con Carapaz porque es un número uno en racha.

El Jumbo vuelve a apretar el paso en el puerto y cuando cede su gregario Chris Harper, es Evenepoel quien asume el ritmo con su compañero Van Wilder. Nunca se esconde el líder, acepta su papel, lo gestiona con solvencia.

Aunque la realidad demuestra luego que su hegemonía está en cuestión. Roglic lanza un zarpazo y nadie le contesta. Desde la fatalidad, viene en remontada. De menos a más. Al contrario que el prodigio belga. Evenepoel parecía intratable en la primera semana, pero ahora, en el epílogo de la segunda, muestra un síntoma de fragilidad.

«No quiero que sirva de excusa, pero hace dos días que sufrí la caída y no he tenido mi mejor jornada», dice el maillot rojo. La dentellada de Roglic hace daño porque durante unos minutos se intuye a Evenepoel paralizado, en vías de agarrar una buena pájara.

Lo abandonan sus enemigos, Enric Mas, Miguel Ángel López, Carlos Rodríguez. A su lado pasa Juan Ayuso, que ha pinchado y monta una Shimano azul tan distinta de su Colnago negra y blanca. Evenepoel se sujeta al español, hace suyo su ritmo y encuentra una ventana para respirar.

A Roglic ya no le frena nadie, impetuoso en el derrote y con el horizonte optimista de haber soltado a un corredor que parecía intocable. Solo le aguanta en la escalada ‘Supermán’ López, otro que viene en progresión como fondista que es. Cede Enric Mas, para quien el paso de Roglic es excesivo. «Me ha dado un bajón impresionante y he tenido que aflojar porque veía que no llegaba a meta», comenta el mallorquín.

Roglic se va a merendar a Carapaz, es propietario de otra mentalidad desde ahora y hasta el final de la Vuelta. Pero el ecuatoriano es un hueso duro, ciclista de enorme nivel, que sujeta su ventaja, se hace fuerte en su conquista de escasos segundos y evita la bofetada del esloveno. Gana en La Pandera como ganó en Peñas Blancas.

Carlos Rodríguez y Enric Mas llegan juntos en una etapa que aporta mucho más de lo esperado. Evenepoel aterriza con Ayuso a 52 segundos de Roglic con bonificación. No mueve el flequillo, aunque la tercera semana y la etapa de este domingo surjan amenazantes para él. «Tengo una ventaja de 1:49, no es para entrar en pánico».

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Tiktok Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.

Leave a Reply

Your email address will not be published.