Tesoros arqueológicos emergen de la Galicia seca por la falta de agua

Posted on

Generalmente más conocida por sus kilómetros de costa y sus ríos, la falta de lluvias deja este verano imágenes poco habituales en la España seca, que, en otras épocas, hubiese sido imposible captar. Desde aldeas, castros o petroglifos, que habitualmente permanecen sumergidos. Con las reservas de agua en mínimos históricos, y la amenaza de cortes de agua en algunos municipios ante el año hidrológico más seco desde 1980, esta situación también está dejando un aspecto positivo por inesperado, o cuando menos curioso: pueblos que hoy se vuelven a ver al descender considerablemente la capacidad de los embalses y que en otras épocas estarían sumergidos en condiciones normales.

En el pequeño municipio orensano de Bande, la bajada del caudal del agua permite contemplar el campamento militar de Aquis Querquennis, uno de los más importantes de la Península Ibérica, favorecido porque los embalses se encuentran a menos del 49,5 por ciento de capacidad máxima, según los datos de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS).

Es difícil de ver en otras épocas del año, ya que cuando sube el nivel de agua del embalse al menos parte de los restos arqueológicos quedan inundados. Este año 2022, en cambio, el campamento, ocupado entre el último cuarto del siglo I d.C. hasta los años veinte del II d.C, durante la construcción de la Vía XVIII o Vía Nova, puede verse en todo su esplendor .

Fuentes del consistorio aclaran que, en todo caso, que no se trata de un monumento «anegado» que sale a flote cuando hay sequía, sino que se puede visitar prácticamente durante todo el año. Las excavaciones realizadas en los últimos años permiten identificar, además del campamento militar, la mansión Viaria, una posada en la que se alojaban los viajeros que pasaban por la Vía Nova. El yacimiento, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2018, organiza visitas guiadas a través del Centro de Interpretación Aquae Querquennae-Vía Nova, que también alberga el Museo de la Quarquenia.

Embalse de Lindoso

A menos de treinta kilómetros al sur, ya en el límite con Portugal, el embalse de Lindoso deja ver uno de los tesoros «emergidos» de Aceredo, pueblo que atesora una de las historias más emotivas: cuando los vecinos tuvieron que huir dejando sus casas, para evitar ahogarse con el llenado del embalse y de revueltas vecinales.

Este pueblo, que quedó sepultado bajo el agua en enero de 1992, se ha convertido en un polo de atracción para cientos de turistas que se siguen acercando para pasear por sus ruinas aprovechando el bajo nivel del embalse de Lindoso dada la inusual estampa.

«La falta de precipitaciones de este año ha hecho que el pueblo esté al descubierto desde hace meses, convirtiéndose en un foco de atracción», comenta la regidora de Lobios, Maricarmen Yáñez. Un hecho insólito. Lo habitual es que emergiese parcialmente tan solo «una semana pero no más, con lo cual era un periodo tan corto que casi no daba tiempo a visitarlo», abunda.

Coincidiendo con la polémica explotación hidráulica de los embalses y la falta de agua, ahora este lugar se ha convertido en un punto de peregrinaje para cientos de turistas que aprovechan para recorrer sus ruinas. Pasado el ‘boom’ turístico vivido los primeros meses, esta regidora ve curioso que la situación «negativa» de la sequía esté dejando un aspecto «positivo» para estas zonas con la llegada de cientos de personas convirtiendo a estos territorios del interior en un «motor turístico». «Todos los días te encuentras gente allí, aunque no tanto como al principio», añade Yáñez.

Fuera de eso, la regidora ve con preocupación la situación de sequía prolongada que está dejando en «una situación complicada» a muchos municipios. En la actualidad, en este municipio orensano no se han visto en la necesidad de aplicar cortes de agua, aunque «va a depender de cómo evolucione la situación».

Los ayuntamientos gallegos tratan de «aguantar el tirón» hasta que mejore la situación, ya que por el momento no se esperan importantes cantidades de lluvia. Para Yáñez, es necesario tener claro que esto podría repetirse en el futuro. «Tenemos que acostumbrarnos, cada vez veremos veranos más secos y más largos».

«Atlántida gallega»

En Lugo, la sequía ha dejado al descubierto dentro de esta «Atlántida gallega», el antiguo pueblo de Portomarín, coincidiendo con que el embalse de Belesar, uno de los más grandes de Galicia y que hoy en día se encuentra al 39,39% de su capacidad.

La falta de agua ha dejado a la vista una estampa insólita, llena de ruinas de puentes, algún camposanto y viviendas algo que ha permitido que desde hace semanas turistas y curiosos puedan pasear por las antiguas calles de Portomarín. Parada obligada del Camino Francés, los peregrinos pueden descubrir este rincón único en esta zona de la Comunidad.

En el listado de monumentos emergidos, otro habitual suele ser Castro Candaz, en el embalse de Belesar, Chantada aunque, por el momento, aún de momento permanece sepultado bajo las aguas del río Miño. En cualquier caso, esta construcción es otro de los puntos a visitar cuando bajan las aguas. Se trata de un castro prerromano y posterior fortaleza medieval, situado entre la desembocadura del río da Lama y del Enviande en el Miño.

La situación de sequía, en cualquier caso, no es una problemática exclusiva de España. En algunos países europeos, como Alemania, ya han empezado a notar la bajada del nivel de agua de sus ríos y, en concreto, en el Rin, donde han quedado al descubierto muelles del Imperio Romano.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Twitter Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.

Leave a Reply

Your email address will not be published.